La tortícolis es uno de los padecimientos que más se han documentado en la consulta general y de especialista, es importante tener en cuenta que esta contractura muscular sucede en el cuello, es de difícil tratamiento y puede llegar a ser incapacitante.

Una calcificación en el disco Intervertebral puede ser una causa frecuente de tortícolis en edad pediátrica. Ésta se puede identificar con una radiografía de columna cervical, pero no creas que es fácil hacerlo, es muy probable que este diagnóstico no sea ni si quiera sospechado por muchos terapeutas, médicos generales e incluso algunos colegas especialistas.

Los ortopedistas pediátricos somos especialmente sensibles a este padecimiento pues llama la atención que un paciente de esa edad pueda tener una deformidad angular de cuello y muchas veces pensamos en un accidente o caída como parte del padecimiento, nada menos acertado.

La edad más común es de los 5 a los 10 años y la determinación más importante es en la radiografía ap y lateral de columna cervical a nivel C3, donde una imagen radio opaca nos hará sospechar de una probable calcificación cervical y de ahí seguramente continuaremos con una resonancia magnética.

El tratamiento consiste en terapia física mediante aparatología y nunca mediante manipulación, tracciones o “acomodar” los huesos de manera quiropráctica. ¡Ten mucho cuidado con intentar esto en tu hijo! puedes arrepentirte por el resto de tus días cuando termines en una laminectomia a causa de una artrosis facetaria precoz.

Por la inmadurez ósea y funcional pediátrica, debes de tener un tratamiento, vigilancia y continuidad especializada, ciertamente puedes utilizar terapia de electro estimulación. Es importante que sepas que en Clínica de Rodillas hemos protocolizado el tratamiento de la tortícolis infantil con excelentes resultados.